Hoy te traigo un artículo de Juan, de Free Tour Atenas, todo un experto y conocedor de la cuna de la civilización occidental. Así que te dejo en buenas manos para que disfrutes de la lectura de esta ruta en coche por el Peloponeso. 

 

¡Muy buenas [email protected]!

En este artículo te traemos la ruta perfecta que puedes realizar en coche por el Peloponeso, pasando por los destinos más interesantes de esta península griega. Se trata de una opción ideal si viajas al país heleno en invierno; mucha gente cree que Grecia es solamente un lugar para pasar el verano, debido a sus famosas islas claro, sin embargo, nada más lejos de la realidad…

Nuestra ruta en coche comienza desde la capital, Atenas, a partir de aquí voy a ir exponiendo todos los puntos del itinerario (en orden) y a darte una breve explicación de cada uno de ellos y por qué deberías visitarlos. Por último, decirte que esta ruta por el peloponeso está pensada para realizarse en 3 días, aunque podrían ser dos si eliminas alguna parada.

El canal de Corintio por el que pasa esta ruta en coche por el Peloponeso

Corinto

Este es un destino literalmente obligatorio, ya que para acceder a la península del Peloponeso deberás pasar por el canal de Corinto.

Aquí tienes dos opciones, que dependerá de si dispones de 2 o 3 días a dedicarle a esta ruta:

  1. Puedes simplemente parar el coche para sacar la típica foto en el canal de Corinto y proseguir hacia el Peloponeso.
  2. También puedes visitar el recinto arqueológico de la antigua poli de Corinto, de la cual destacamos el templo de Apolo, además de poder subir a su respectiva Acrópolis (para lo cual es necesario de un vehículo propio, que suerte la nuestra).

La segunda opción te llevaría mínimo un extra de 2,5 horas. Siendo honestos, en caso de no tener tiempo para pasar por todos los destinos de nuestra lista, este sería el primero que dejaría para otra ocasión…

Micenas, en el Peloponeso

Micenas  

Micenas fue una poli super importante en el mundo antiguo, de hecho llegó a tener la hegemonía sobre todas las demás regiones helenas. En esta parada visitarás:

  1. El Tesoro de Atreo. Se trata de una gran tumba en la que, según varias teorías no contrastadas, estaría enterrado el rey Agamenón (uno de los protagonistas de la película “Troya”). 
  2. El recinto arqueológico de Micenas, del cual destacamos (también) su respectiva Acrópolis, donde encontrarás la famosa puerta de los leones.

Todo esto te llevará unas 2 horas, y merece mucho la pena. Quizás tengas la tentación de hacer una parada para descansar y/o comer, sin embargo te recomiendo esperar a llegar a tu siguiente destino. 

Micenas, como tantas otras polis antiguas, en la actualidad no dispone de una ciudad propiamente dicha. Me explico, sus respectivos recintos arqueológicos son visitables y se deben visitar, pero más allá de eso carecen de una ciudad por la que pasear o sentarse a comer (a no ser que busques un lugar muy turístico claro). 

Nauplia, la parada costera de la ruta en coche por el Peloponeso

Nauplia, la ciudad que te enamorará de la ruta en coche por el Peloponeso. 

Nauplia se trata de una ciudad costera con una bonita arquitectura veneciana, posiblemente el destino más bonito de esta ruta por el Peloponeso.

Es aquí donde te recomiendo pasar la noche, aprovechando así para dar un paseo por su casco antiguo después del atardecer. Sus calles son preciosas y están repletas de tabernas griegas, y aunque se trata de una ciudad bastante turística, es un turismo más enfocado a los griegos.

Además de visitar el casco antiguo y admirar su costa, desde donde por cierto tendrás una buena vista de la fortaleza de Bourtzi al otro lado del mar, es imprescindible subir al castillo de Palamidi

A este último lugar se puede llegar en coche, evitando así los (literalmente) 1000 escalones que tiene hasta la cima. Desde Palamidi podrás contemplar toda la bella ciudad de Nauplio, además de visitar la famosa cárcel de Kolokotronis (héroe de la guerra de la independencia griega).   

Epidauros, en la ruta por el Peloponeso

Epidauros

Habiendo descansado y pudiendo desayunar fuerte en alguna cafetería de Nauplia antes de partir, nuestra siguiente parada es Epidauros.

Se trata de un lugar sobre todo conocido por su gran y genial conservado teatro, el cual se sigue utilizando hoy en día para distintas representaciones. Sin embargo, no mucha gente sabe que este lugar también albergaba el importantísimo santuario de Asclepio, el dios de la medicina, además del estadio donde se celebraban juegos panhelénicos (para todos los helenos, similares a las antiguas olimpiadas).

En gran parte por su ya mencionado teatro, Epidaurus se trata del recinto arqueológico más visualmente más bonito que te vas a encontrar en el Peloponeso. Como curiosidad, aprovecho para comentarte una curiosidad verificada por un servidor:

La acústica del teatro es tan buena, que si dejas caer una moneda en medio del escenario, esta se escuchará desde la última fila del público. ¡Pruébalo!

En este caso, todos los templos y monumentos de Epidauro se encuentran en un mismo recinto arqueológico, el cual te llevará unas 3 horas visitar.

Mystras, en el viaje por el Peloponeso

Mystras

Este es, sin duda, el destino menos conocido de toda nuestra ruta en coche por el Peloponeso, aunque no por ello merece menos la pena, ni mucho menos.

Mystras se trata de una antigua ciudad de la época bizantina, caracterizada por su gran fortificación del siglo XIII. Hoy en día patrimonio de la humanidad, en su respectivo recinto arqueológico te encontrarás con distintos castillos, monasterios, iglesias, palacios… de todo.

Consejo para visitar Mystras:

El lugar dispone de 2 entradas y/o salidas, separadas por una caminata de hora y media más o menos (depende mucho de la persona). Mi recomendación es aparcar el coche en la entrada baja, pedir un taxi (hay muchos por la zona) para que te lleve a la entrada alta, y desde ahí realizar la caminata de arriba abajo. 

De esta manera, no necesitas hacer la caminata dos veces (para volver al lugar de inicio), y siempre es mejor bajar que subir.

Esparta 

Este lugar te sonará, seguro, sin embargo tengo algo que decirte…

Los espartanos eran conocidísimos por tener los mejores guerreros de toda la Grecia Antigua, sí, pero no eran buenos constructores que digamos. Con esto quiero decirte que queda muy poco de la antigua poli. 

Hoy en día Esparta se trata de una ciudad normal, con la característica de tener un museo arqueológico y una estatua del famoso rey Leonidas (héroe de las guerras médicas y protagonista de la película de “300”).

Añadimos este lugar a la lista por ser muy icónico y porque es la ciudad grande más cercana en esta zona del Peloponeso, además, después de visitar Mystras pronto se hará de noche. Aquí encontrarás alojamiento fácilmente y una gran variedad de restaurantes donde reponer energías.

Olympia, en la ruta por el Peloponeso en coche

Olimpia, la parada más esperada de esta ruta en coche por el Peloponeso. 

Llegamos a la joya de la corona, Olimpia, situada en el punto más lejano del Peloponeso pero mereciendo mucho la pena. Pregunta retórica: ¿Has escuchado hablar de las Olimpiadas?

Antes de nada, aclarar que el término “olimpiada” se utiliza erróneamente, ya que lo correcto es decir “juegos olímpicos”, los cuales estaban separados en el tiempo por una olimpiada. De esto deducimos que olimpiada significa el intervalo de 4 años entre las celebraciones de los juegos. Ya tenemos el dato friki del día, sigamos.

Los juegos de Olimpia eran la celebración religiosa y deportiva más importante de toda la Antigua Grecia; incluso aunque varias ciudades estuvieran en guerra, todas ellas respetaban y participaban deportivamente en este evento.

Recordemos que los helenos creían en los 12 dioses olímpicos, los cuales estaban gobernados por Zeus, el dios del rayo. En la mayor parte de las versiones de la mitología griega, estos juegos se realizaban para rendir culto al rey de los dioses (Zeus), mientras que otras teorías apuntan a que eran por y para su hijo Heracles (el Hércules griego).

Aún hoy en día, todas las antorchas olímpicas se prenden en Olimpia antes de ser transportadas a donde los juegos vayan a tener lugar. Además, el ritual de encender la llama no le deja indiferente a nadie, ambientado en la Antigua Grecia.

Por otro lado y como no podía ser de otra manera, el santuario de Zeus más grande e importante de la historia helena estaba situado en Olimpia. Aunque visitable, tristemente queda muy poco de él en la actualidad. Sin embargo:

Te recomiendo visitar también el museo arqueológico de Olimpia, ya que allí han realizado una buena representación de lo que fue dicho santuario de Zeus, rescatando todo lo que pudieron de su magnífica y cara decoración.

Templo de Poseidón, la última parada de esta ruta en coche por el Peloponeso

Cabo Sunión

De vuelta a casa, antes de llegar a Atenas y una vez habiendo dejado atrás la península del Peloponeso, te propongo acabar el día de una manera muy bonita: con la mejor puesta de sol de la Grecia continental en uno de los templos más icónicos del país.

Cabo Sunión es el punto más bajo de la península de Ática, donde se encuentra Atenas, situado a solo media hora en coche desde la capital. Allí encontrarás el famoso Templo de Poseidón, dedicado al dios del mar y hermano mayor del poderosísimo Zeus.

Se trata de una de las excursiones más realizadas por los turistas, imperdible si además dispones de coche propio. La visita al templo de Poseidón es bastante rápida, sin embargo te recomiendo aprovechar para quedarte allí y disfrutar de una preciosa puesta de sol. 

En conclusión:

En esta ruta en coche por el Peloponeso hemos visitado 8 destinos súper interesantes habiendo hecho dos noches en Nafplio y Esparta respectivamente: templos, fortalezas, estadios, cascos antiguos, vistas panorámicas de toda la ciudad, puestas de sol espectaculares… ¿Qué más se puede pedir?

Sin más que añadir, disfruta de esta pedazo ruta y, sobretodo, disfruta de Grecia, que este país es mucho más que Atenas (ciudad en la que por cierto te recomiendo quedarte al menos 2 días) y varias islas.