Con esta ruta por una de las regiones de Alemania más vistosas, prepárate para disfrutar de los mercadillos navideños, de ciudades con energía y pueblos con encanto. Si es que esta ruta romántica de Alemania lo tiene todo. En esta propuesta adaptamos los tiempos, días de viaje y visitas a las condiciones que se dan en la estación invernal. Sólo tienes que arrancar, pero recuerda que necesitarás neumáticos de invierno para conducir por las carreteras alemanas.

Día 1: Múnich

Tenemos nuestra llegada a la capital de Baviera y es que no vamos a dejar el plato fuerte para el final. A ella podemos llegar desde la mayoría de aeropuertos y en vuelos low-cost. Es una de las ciudades mejor comunicadas del país, aquí la razón de que nuestro road trip comience en Múnich.

Una vez tengas tu vuelo, puedes hacer la reserva de tu hotel o apartamento en Múnich para 2 noches.

Este primer día lo dedicaremos a pasear por Marienplatz, ver la Residenz, tomar una cerveza en la más famosa cervecería de la ciudad, la Hofbräuhaus. Y ya que estamos, para enterarnos un poco de la historia que envuelve a Múnich, podemos tomar un free tour, con el que tocaremos todos los puntos clave de la ciudad de una forma amena y distendida.

Día 2: Múnich – DACHAU

No todo tiene que ser agradable para ser provechoso. Visitar el campo de concentración de Dachau, a sólo un paseo en tren de Múnich, es una experiencia que te hará viajar a una historia no tan lejana que todos deberíamos conocer. La visita es muy didáctica y perfecta para los curiosos y quien le guste la historia. Los guías te la harán lo más agradable posible y saldrás con una extraña sensación que hará que no te arrepientas de ella.

Si lo que te apetece es hacer la visita por tu cuenta, también es posible. Para ello puedes ir en tren hasta Dachau o si lo prefieres, llega el momento de alquilar tu coche para continuar la ruta.

Si necesitas alquilar un coche usa un comparador para asegurarte de obtener el mejor precio.

Día 3: Füssen – Neuschwanstein

Llega unos de los días estrella, la visita esperada del castillo del Rey Loco, un escenario de postal y en el que se basó Disney para La Bella Durmiente.

Temprano saldremos de Múnich para realizar la visita. Esta noche nos quedaremos en Füssen, ciudad que merece la pena conocer, a los pies de los Alpes, con unas vistas impresionantes y ambiente acogedor.

Castillo de Neuschwanstein

Día 4: Augsburgo

Quizás la parada menos pintoresca de esta ruta. Una ciudad más grande, donde destacan sus calles empedradas y las bulbosas torres de su catedral. Visita el Fuggerei, un antiguo proyecto de vivienda social que sigue hoy funcionando.

Día 5: Nördlingen

Esta ciudad fue levantada en el cráter creado por un meteorito. Las murallas que rodean la ciudad forman un círculo a su alrededor. Es una de las ciudades de la ruta romántica mejor conservadas y que bien vale pasar al menos un día en ella.

Día 6: Dinkelsbühl

Típica ciudad medieval alemana, perfectamente conservada. Te proponemos que te dejes perder por ella, descubrirás un sin fín de torres y puertas de la muralla.

Día 7: Rothenburg ob der Tauber

Es quizás la población más famosa de esta ruta, un pueblo encantador en el que pasar un día de forma relajada, dejándote llevar por sus calles con las típicas casas de entramados de madera. Si vas en época navideña, tienes una visita obligada a su mercadillo, parte al aire libre, parte cubierto donde podrás saborear el vino caliente de la zona y una (o más) dulce bola de nieve de Diller’s Schneeballen.

Día 8: Núremberg

El road trip está llegando a su fin, pero no por eso dejaremos de visitar esta preciosa ciudad. Su mercadillo está considerado uno de los mejores de Alemania. Tiene mucho que ofrecer, a parte de su catedral y castillo con unas vistas impresionantes. Camina por la orilla del río para descubrir todos los puentes que unen las dos partes de la ciudad. No te vayas sin dsifrutar de una auténtica cerveza roja de Núremberg en el Altstadthof Braeustueberl. Y si aún te queda tiempo, visita los Felsengänge, unos túneles subterráneos usados antiguamente (y en parte hoy en día) para la conservación de la cerveza.

Ciudad de Núremberg

Ahora sí que ha llegado el momento de dirigirnos al aeropuerto con el suficiente tiempo para devolver el coche de alquiler y coger nuestro vuelo de regreso desde Núremberg.