En este artículo, te presentamos una emocionante ruta de 4 días por Luxemburgo y Bélgica. Descubre los encantos de Luxemburgo, un pequeño país con un gran potencial para una escapada inolvidable. Además, aprovechamos este viaje para explorar algunas localidades de Bélgica más allá de los destinos turísticos habituales, como Bruselas, Brujas o Gante. También hicimos una breve visita a la medieval Trier en Alemania. Te contamos cómo llegar a Luxemburgo y cómo moverte por este país y Bélgica. Además, te detallamos una ruta detallada para cada día, incluyendo visitas a lugares como Lovaina, Luxemburgo, Echternach, Tréveris, el Castillo de Vianden y Dinant. No te pierdas la oportunidad de conocer la historia, la belleza natural y la modernidad de estos destinos. ¡Acompáñanos en esta aventura!

¿Cómo llegar a Luxemburgo?

La forma más fácil y económica de llegar a la capital del país es en avión. Algunos aeropuertos españoles ofrecen vuelos directos y de bajo coste. En nuestro caso, optamos por volar a Bruselas Charleroi, desde donde la capital está a solo 2 horas en coche.

Si viajas al aeropuerto de Luxemburgo, puedes contratar un traslado privado hasta tu hotel.

Si llegas a uno de los aeropuertos de Bruselas, tienes la opción de trasladarte al centro en autobús o tren. Puedes comprar tus billetes aquí. También existe la opción de contratar un transporte privado.

¿Cómo desplazarse por Luxemburgo y Bélgica?

El transporte público es una opción, pero si tu visita es corta y deseas maximizar tu tiempo, te recomendaría alquilar un coche. Nosotras lo hicimos a través de Autoeurope, pero Rentalcars es otra opción válida.

Un coche te proporcionará la libertad necesaria para visitar y explorar destinos que no serían fácilmente accesibles en transporte público.

Ruta por Luxemburgo y Bélgica durante 4 días.

Día 1. Llegada a Charleroi, visita a Lovaina y final del día en Luxemburgo (300 km).

Afortunadamente, nuestro vuelo llega muy temprano por la mañana. Después de recoger el coche de alquiler, nos dirigimos a la encantadora ciudad de Lovaina en Bélgica. Esta ciudad combina perfectamente su rica historia con el ambiente vibrante universitario. Lovaina es famosa por su prestigiosa universidad y su impresionante arquitectura gótica. Sus calles empedradas, acogedores cafés y ambiente cultural cautivan a los visitantes. Puedes descubrir su historia en cada rincón, desde la magnífica Biblioteca Universitaria hasta la icónica Torre de la Universidad. Además, puedes sumergirte en la vida estudiantil explorando los bares y pubs locales, donde la cerveza belga es abundante y la conversación nunca falta.

Si hay disponibilidad el día de tu visita, te recomiendo realizar un Free tour por Lovaina.

Lovaina en la ruta por Luxemburgo y Bélgica de 4 días
Lovaina

¿Quieres viajar por Bélgica con datos ilimitados en tu móvil?

Consigue una eSIM de Holafly con un 5% de descuento con el código RAIDOVIAJEROS.

Datos ilimitados para Bélgica

Datos ilimitados para Europa

Después de visitar la ciudad y disfrutar de una excelente comida en el restaurante Timory sin gastar todo nuestro presupuesto de viaje, nos dirigimos a la ciudad de Luxemburgo. El trayecto es cómodo ya que se realiza principalmente por autopista, que es gratuita.

Nos alojamos en el Meliá Luxembourg, ubicado justo al lado de la Filarmónica de Luxemburgo. Hay un estacionamiento donde puedes dejar el coche, aunque es de pago y no precisamente económico. Sin embargo, siguiendo la línea con los precios generales de la ciudad. El hotel está en una zona muy tranquila y a un corto paseo del centro de la ciudad, al que puedes llegar mediante el ascensor panorámico de Pfaffenthal o en transporte público. (En este hotel las/os recepcionistas hablan español).

Día 2. Visita a Luxemburgo

Hoy dedicaremos el día a explorar la hermosa ciudad de Luxemburgo, una joya que combina el esplendor de su patrimonio histórico con la dinámica vida de una metrópolis moderna. Ofrece una variedad asombrosa de experiencias para los viajeros, desde la exploración de sus imponentes fortalezas y murallas medievales hasta el encanto de sus barrios llenos de cafés y boutiques de moda. Pasea por las estrechas calles empedradas del casco antiguo, reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y admira la majestuosidad del Palacio Ducal. Disfruta de las vistas panorámicas desde el Puente Adolfo y sumérgete en la animada vida cultural de la ciudad. Luxemburgo te invita a descubrir una mezcla única de historia, belleza natural y modernidad. La mejor forma de hacerlo es mediante uno de los free tours disponibles, donde podrás conocer los lugares emblemáticos y adentrarte en las raíces históricas y culturales del país.

Día 3 de la ruta por Luxemburgo y Bélgica: Echternach y Tréveris (Trier) (60 km)

Iniciamos el día dirigiéndonos a Echternach. Situada en el corazón de Luxemburgo, Echternach es una ciudad medieval reconocida como la más antigua de Luxemburgo. Sus encantadoras calles empedradas, antiguas murallas y pintorescas casas de entramado de madera te cuativarán. La majestuosa Basílica de San Willibrord domina el centro de la ciudad, mientras que la Plaza del Mercado ofrece un ambiente animado con sus cafés y tiendas tradicionales.

Echternach, en Luxemburgo

A pocos minutos en coche de Echternach se encuentra la ciudad medieval de Tréveris en Alemania, la cual no podíamos pasar por alto dada su cercanía.

Tréveris, asentada en las verdes colinas de Renania-Palatinado, es un verdadero tesoro histórico en el corazón de Europa. Con más de dos mil años de historia, esta antigua ciudad es un crisol de culturas y civilizaciones que se reflejan en su arquitectura, tradiciones y paisajes urbanos. Pasear por sus calles empedradas es como viajar en el tiempo, con sus imponentes ruinas romanas, majestuosas iglesias góticas y pintorescas casas de entramado de madera. La famosa Puerta de Porta Nigra, un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, domina el horizonte, evocando la grandeza del Imperio Romano.

Pasamos la noche en Tréveris, en el Hotel Deutscher Hof.

Consejo viajero:

Cuando viajamos llevamos siempre con nosotras las tarjetas gratuitas Revolut y N26. Estas tarjetas no cobran comisiones por sacar dinero en los cajeros y aplican una conversión de divisa (fuera de la zona euro) muy buena. Es una forma de ahorrarnos unos euros en comisiones que preferimos invertir en otra cosa.

‼️ PROMO actual de Revolut: Para conseguirla date de alta desde este enlace

‼️ PROMO actual N26: Abre tu cuenta en N26 con mi invitación y gana 10 € al realizar un gasto de de la misma cantidad con ella. Usa el código luciad3175Solicítala desde aquí.

Si quieres leer más acerca de estas tarjetas, tienes nuestro artículo: La mejor tarjeta para viajar (2023)

Día 4. Castillo de Vianden y Dinant (250 km)

Comenzamos la mañana dirigiéndonos a las altas montañas de Luxemburgo, donde se encuentra el majestuoso Castillo de Vianden. La vista en cada giro del castillo medieval, con sus imponentes torres y murallas antiguas, te invita a tomar fotos a cada paso. Pasear por sus pasillos empedrados es como entrar en un cuento, donde cada rincón cuenta una historia de caballeros y nobles. Además de su rica historia, el castillo ofrece impresionantes vistas panorámicas del valle circundante.

Vista al castillo de Vianden un la ruta por Luxemburgo

Después, conducimos durante menos de 2 horas desde Vianden hasta Dinant, en Bélgica, donde concluimos nuestra ruta de 4 días por Luxemburgo y Bélgica.

Dinant, situada en las orillas del río Mosa, es una joya escondida en la región valona de Bélgica. Sus calles empedradas te invitan a pasear entre casas coloridas y boutiques. Su famoso puente Saxofón rinde homenaje al inventor del instrumento, Adolphe Sax, que nació en esta ciudad. La majestuosa Catedral de Notre-Dame, con su distintiva torre gótica, refleja el pasado religioso de Dinant. Pero quizás lo más impresionante sea su entorno natural, con acantilados escarpados que se elevan sobre el río y ofrecen vistas panorámicas impresionantes.

Día 5. Regreso

Después de pasar la noche en el Ibis Charleroi Airport Brussels South, que está a solo 5 minutos del aeropuerto, nos despedimos de esta ruta por Luxemburgo y Bélgica. Nos hubiera gustado poder alargarla y descubrir un poco más de estos dos países.

Como suele suceder, viajar en avión puede ser toda una «aventura». Nos enfrentamos a más de 2 horas de retraso en nuestro vuelo. Afortunadamente, gracias a la Priority Pass, pudimos pasar el tiempo en la tranquila sala VIP del aeropuerto en lugar de en la abarrotada cafetería. A veces me pregunto si estos pequeños «lujos» valen la pena, pero situaciones como estas disipan todas mis dudas.

Opciones para visitar Luxemburgo si llegas a Bruselas en avión y prefieres no alquilar un coche:

Si planeas volar a Luxemburgo y prefieres evitar el uso del coche: